domingo, 28 de febrero de 2010

Historias de coherencia

No suelo ser lo que se dice instantánea a la hora de publcar en el blog algo que pasa por mi mente o mis ojos, lo cual implica que tenga aún en mi borrador sin publicar reflexiones y opiniones hasta del mes de diciembre. Poquito a poco... Sin embargo, esta vez sí voy a ser algo más rápida, hablando aquí de una serie de cosas, algunas de las cuales llegaron a mi conocimiento ayer mismo.
La primera de ellas es la historia de una hombre que es, por el momento y hasta donde yo sé, el único miembro del PSOE que ha sido consecuente con sus principios pro-vida en estos momentos convulsos en el que se ha aprobado la dichosa "ley de salud sexual y reproductiva". Se llama Joaquín Manuel Montero y era, hasta hace dos días, segundo teniente de alcalde de Paradas (Sevilla).


Lo ha hecho constar enviándoles una carta a Zapatero y Pajín en la que deja las cosas bien claras: «Jamás permitiré que mi nombre aparezca junto al de una organización que legitima la muerte de inocentes mediante la aprobación de leyes injustas».

Pocos medios de difusión nacional he visto yo hacerse eco de esto.

El alcalde de la localidad ha dicho que lo que ha hecho este hombre es "una muerte anunciada" y "un error", porque dice que hay muchos que no están de acuerdo con ciertas decisiones del partido y que no se van porque las cosas se cambian desde dentro. Pues mire, me da a mí que no. Me da a mí que las cosas cambiarían si la gente no fuese tan cobarde o tan amiga de las medias tintas y a la hora de la verdad fuese coherente. Es decir, si todos los miembros del PSOE que reconocen la atrocidad en la que consiste el aborto hubieran hecho las maletas como Montero, otro gallo cantaría. Además, las posturas sobre cuestiones coyunturales se pueden debatir en el seno de un partido, pero cuando hay vidas en juego, todo es muy distinto. Y máxime cuando se trata de uno de los "dogmas" del partido, que abandera este tema como una cuestión de libertades y de igualdad... ¿a qué aspiran los que creen que pueden cambiar eso? ¿qué les mantiene unidos a un partido que los considera unos derechosos y atrasados, contrarios a su estúpido ideal de progreso? Al Gobierno y a gran parte de la opinión pública, tan amiga de etiquetas despersonalizadoras, les encanta relacionar derecha y oposición al aborto. Y por eso, somos realmente incómodos los que no somos de derechas y defendemos la vida. Pero esto es posible. En el PSOE no sé si habrá muchos, pero se ve que están bastante cómodos como para quejarse. Sencillamente, enhorabuena, Montero.

La segunda historia viene de EEUU. Lo mejor es ver el vídeo antes que nada.

Bien. A nosotros el fútbol americano como que ni nos va ni nos viene demasiado, pero ese mozalbete del vídeo es el quarterback de los Florida Gators y toda una promesa de ese deporte. Este anuncio lo han puesto en plena Super Bowl. La madre sufrió una infección grave durante el embarazo y le aconsejaron que abortara, no lo hizo y ahí está Timmy.
Como se ve, el anuncio es una simple muestra de ternura de una madre hacia su hijo, y un claro mensaje: está aquí porque ella eligió que viviera. Pero esto se expone desde el testimopnio, no desde el juicio. No está diciendo: "abortistas asesinos, si fuese por vosotros mi hijo no habría nacido". Sin embargo, los abortistas se han sentido ofendidos. Como comenta el autor de este blog, en el que conocí la noticia, se ve que ser pro-elección sólo vale si la elección es abortar. Pues menuda gracia. Resulta curioso que alguien vea mala leche e intento de división en una madre que cuenta lo feliz que está de que su hijo esté sano, y que los cristianos no podamos intuir ningún ánimo ofensivo en, por ejemplo, unas fotos blasfemas. Se ve que la presunción de inocencia, al igual que la "libertad de elección", son sólo monopolio de algunos.


La tercera historia viene con un llamado a vuestro apoyo. Se trata de un documental que debe ser conocido en todo el mundo y que, al parecer, no encuentra distribuidor. Se llama Blood Money (Dinero de sangre), y en él, personas que trabajaron para el gigante abortista Planned Parethood cuentan su testimonio de lo que allí se hace y cómo se hace. Sólo ver el trailer pone un poco los vellos de punta...


Recorte del periódico "Gente en Madrid",
edición Getafe (pulsar para ampliar)
En la web de la película (en inglés) aparece la opción de dar tu apoyo para que así sea posible encontrar un distribuidor. Nuestro país necesita verlo en estos momentos en los que, junto con la ley que reconoce como derecho acabar con la vida en el propio seno materno, existen casos como el de mi ciudad, Getafe, que dará un premio con motivo del día de la mujer (8 de marzo) a la empresa abortista Dator por su "incansable labor en defensa de la salud sexual y reproductiva de las mujeres". Desde luego, si hay algo que hay que reconocerle a Dator es lo igualitario de su tarea: lo mismo les da acabar con la vida de un no nacido del sexo masculino que de una del sexo femenino. Parece que esa igualdad es la que les gusta a los iluminados que le han concedido el premio.


Mientras tanto, en lo callado y sencillo, unas cuantas organizaciones sin galardón (y muchas sin subvención) se empeñan en apoyar a las mujeres que se quedan embarazadas para que no tengan que pasar por el trago del aborto. De algunas de ellas ya hablé. De otras, debo hacerlo próximamente. Tan próximamente como me premita ese talón de Aquiles llamado inconstancia.

4 comentarios:

Juan-Luis dijo...

Hola María! El otro día volvieron a hablarme de tí, esta vez una buena amiga de Alfa y Omega, tocaya tuya, jejejeje.. El mundo es un pañuelo, eh? jajajaja...

Por cierto, magnífico post, como siempre. Enhorabuena.

Saludos!

Sus dijo...

¿María?

Javier Vicens y Hualde dijo...

He llegado aquí gracias a un comentario que ha dejado usted en mi blog. Lo que llevo buceado del suyo me encanta. ¡Muchas gracias!

Rosa dijo...

Animo María, me encanta leerte porque eres la excepción que confirma la regla. Cuando oigo eso de "hay que ver como están los jóvenes", pienso en aquellos que como tu, todavía tenéis claro el camino que hay que seguir.