martes, 28 de julio de 2009

Tonteo no tan secreto...


Tengo tres sobrinas: una de 8 años, otra a punto de cumplir 7, y una de 3. Las dos mayores ya recibieron como regalo, prematuramente creo yo, sus respectivas Nintendo DS. Hoy la mayor me ha pedido que les baje un videojuego nuevo: Secret Flirts. Una tontería más para niñas, he pensado. Pero claro, el concepto "para niñas" es bastante ambiguo ahora. Por ejemplo, ¿son "para niñas" revistas del tipo "Super Pop", "Loka", "Bravo", etc.? Por la estética, indudablemente que sí. También por muchos de los famosillos que aparecen en ellas, pues ahora están en boga unos cuantos actores/cantantes salidos todos de la factoría Disney, teóricamente para niños. Ahora bien, tras una portada con unos chillones colores rosa o naranja, y una foto de Hannah Montana o de Zac Efron (más bien de este último, al que pueden sacar ligero de ropa más veces y esto traerá consigo un éxito de ventas abrumador), aparecen mezcladas historias "súper picantes" de las lectoras, consultorios de "sexualidad" donde enseñan a sus pequeñas lectoras a poner una preservativo a su novio (o lo que tengan) o a masturbarle, interesantes "informaciones" sobre la píldora del día después... Bien, ¿son o no revistas para niñas?...

El videojuego que mi sobrina me ha pedido, según reza esta página, consiste en lo siguiente:
Con Secret Flirts podrás convertirte en una maestra del ligue cuando logres que una chica no muy agraciada conquiste al chico de sus sueños. Recibirán muchos consejos sobre cómo peinarse, qué ropa usar, qué decir y qué no decir.

Un videojuego que viene a enseñar a nuestras muchachas lo que es importante en la vida, vamos. Como esas revistas. Tradicionalmente se ha venido haciendo un gran negocio (ideológco y monetario) a raíz de la sensibilidad especial que tenemos las mujeres. Si por regla general a una mujer le gusta más tener su cuerpo bien cuidado (no me quiero meter demasiado en asuntos antropológicos, pero es cierto que suele haber una mayor identificación entre la mujer y su cuerpo, y que el hombre tiene una concepción de él más instrumental, y que esto es lógico dada la complementariedad a la que estan llamados ambos sexos y las funciones que van a tener ambos cuerpos), si a la mujer le gusta estar bella y eso le da estabilidad emocional, ¡sorpresa! ahí estarán los anunciantes de cosméticos, de moda, de cirugía estética, y demás voces en la socidad, para convertir ese gusto en una obsesión. Si una mujer tiene una sensibilidad especial para las relaciones de pareja, le gustan los detalles, la atención, lo apasionado... ahí estarán los "romanticismos" de revistas, novelas, películas, canciones y demás para convertirla en una esclava del sentimentalismo y blanco fácil para lo que al chico en cuestión se le antoje. Si para una adolescente es importante la pertenencia a un colectivo social, sentirse querida en él y ser alguien para los demás (como para todos), ahí hay una gran posibilidad para esclavizarla también: acabará creyendo, gracias a mil factores, que sin la aceptación de sus coleguitas no es nadie, que debe pasar por el aro de todo lo que en su grupo de amigos hagan o digan, que su unicidad es secundaria con tal de pertenecer al común.


Y ahora, actualmente, hay una sensibilidad femenina que también es degenerada al máximo: si una mujer descubre, cree y corrobora que es libre y especial por sí sola, que no está hecha para satisfacer y servir a un hombre sino que ella también ha de hacerse valer, que tiene sus propias satisfacciones (sexuales o no), que no necesita que ellos den el primer paso, que es independiente... pues, y esto se ve en todas partes, esta mujer y sus razonamientos pueden ser extremados y acabar convirtiéndose en un "yo elijo, así que me acuesto con quien se me ponga delante, porque soy una mujer independiente y moderna de la muerte, y voy a usar a los hombres como objetos de usar y tirar".
Como comprobamos, toda sensibilidad, deseo o inclinación que tenga una mujer, por legítimo y noble que sea, es susceptible de ser extremado y degenerado por las modas, la publicidad, el peso social, las envidias (muchas, muchísimas) y, si nos vamos a lo sobrenatural, el pecado. Y de eso no se libra tampoco el hombre, claro está. Pero de eso querría hablar en otra ocasión, no quiero desiarme tanto y recordemos que empecé hablando de un videojuego.
Los juguetes siempre han ayudado a fomentar cánones y roles, algunos de ellos no demasiado justos. Mientras las niñas ya jugaban a ser amas de casa y mamás, los niños jugaban a cosas de niños y a juegos que no dejan de ser juegos: a superhéroes, a cochecitos, a fútbol (no deja de ser un juego aunque mueva millones y mafias)... Y unos años más tarde, los niños siguen con juegos de niños, y las niñas son amaestradas en el ligoteo, en prepararse para esos niños y conseguir atraer hacia ellas, aunque sea un poco, la atención que tienen tan puesta en los superhéroes, los cochecitos y el fútbol.
Ahora no sé si descargarle a mis sobrinas el juego en cuestión. Quizá sea una cosa de lo más inocente, pero algo ahí huele mal, y es esa acentuación de la esclavitud del sentimentalismo. Sé que siempre está la influencia del ambiente, que no se puede resistir, pero yo quiero que mis sobrinas tengan otras cosas en la cabeza.

13 comentarios:

Javier dijo...

Lo que faltaba por ver... No se lo descargues.

Roberto Gómez dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo. Esas peqeuñas publicaciones no tratan, en este caso, como niñas a sus lectoras, sino como pequeñas mujeres (ya no digo como carnaza). Los niños y niñas de hoy no lo son realmente.

No digo, ni mucho menos, que deban vivir una infancia como la mía, pero no debería ser una adolescencia adelantada, una juventud prematura, una vejez sobrevenida.

Un pequeño ejemplo: en mi quinta, todos nos sentabamos frente altelevisor para ver el "Un, Dos, Tres", o a aquella (que mayor soy) "Pipi Calzas Largas". Ni una preocupación, por ser picante, ni si me miraba Fulanita, ni si esta es la ropa que se lleva, ni si somos compatibles como pareja, ni nadie incitándome a usar condón alguno...mi preoucupación no iba más allá de aprobar y pasar un muy buen recreo. Ni siquiera el incipiente cambio morfológico de las compañeras de clase (cuando llegaba) nos hacía perder un minuto.
En vilo con Marco, fascinados con Viki el Vikingo, disfrutando con Heidi en su montaña, Mazinger dandole caña a los malos, e intentando ganar al futbol a los del barrio colindante.

Cada edad tiene que ser vivida de acuerdo a su desarrollo, el adelantarlas sólo es perjudicial; conduce a la apatía, a la tristeza, a la depresión...

Todo esto, pero mejor dicho y con base científico: Piaget.

Un saludo.

Aprendiz dijo...

Me ha parecido estupendo tu post. Es verdad que puede que el videojuego en sí no tenga nada de malo, pero son muchas cosas "sin aparente importancia" las que influyen y van conformando la personalidad de cada uno.

alejops dijo...

Los niños están realmente embobados con lo que les venden revistas, televisión. etc. Adoptan como modelo lo que ven ahí, aprenden mucho de la publicidad, de las letras de las canciones... Tal y como está el patio, les están educando para ser unos asnos, eso sí, expertos en tecnología. Juan Manuel de Prada escribió hace poco que estamos creando a unos adolescentes que son "bestias babeantes de flujos", al hilo de las violaciones recientes por parte de menores. Me parece una forma de decirlo bastante acertada.

Dyas dijo...

·Bestias babeantes de flujo· Qué exageraciones!
Hay gente muy joven y muy buena y suelen ser, son los más. Lo siento por aquellos a los que se les haya "pasado el arroz" y no se den cuenta de lo maravillosos que son la mayoría de los adolescentes de hoy día.

Abril Lech dijo...

Prueba a descargartelo tú y juega un rato como si fueras ellas a ver cómo es realmente la propuesta... En lo demás ciertamente... hoy veía con mi hijo un programa de esos del Disney Chanel y me pareció que las chicas estaban demasiado agrandadas para la edad... comportándose como de 18 teniendo 12 o 14, se lo comenté y me dijo: "Bueno, ahora las chicas son así. No lo creo. Creo que es lo que les venden...

Drywater dijo...

Este artículo es muy interesante. Yo también creo que detrás de cada artículo hay un entramado de marketing alucinante, que en el caso de las niñas y adolescentes no es precisamente educativo ni mucho menos.
Yo no pienso que la mayoría de los adolescentes sean encantadores. Más bien creo que lo son en una pequeña minoría. Muchos de los otros son egoístas, tiranos, inmaduros y consentidos, sin ninguna duda por culpa de la nociva educación que reciben por parte de unos padres indolentes que dejan todo el peso educativo en las limitadas manos de los docentes y el sistema, sumamente imperfecto.
La gente con problemas de verdad valora mucho más lo poco que tiene. Nosotros nos regodeamos en nuestro bienestar y no apreciamos la suerte que tenemos.
Bueno, un saludo

Perséfone dijo...

A priori dan bastante miedo los valores que se supone que transmiten algunas modas, pero ¿hasta que punto puede hacer esto que una cría se convierta en una ligona en la vida real?

No sé, es como cuando sale en los medios de comunicación que un chaval se ha liado a tiros en el colegio y algunos resaltan su afición a los videojuegos de guerra ¿Realmente era eso lo que fallaba o había algo más?

Está claro que hay juegos y juegos, pero mientras que no pase de ahí y el tema se convierta en una obsesión para la chiquilla y con la educación adecuada, no creo que haya ningún inconveniente en que lo utilice.

Nosotras mismas leíamos esas revistas y jugábamos con nuestras barbies, que siempre se andaban ligando al Ken.

Lo que si que me parece penos es que todos los juegos para niñas vayan en la misma líena. Es más, me parece penoso incluso que s ehagan esas distinciones entre niños y niñas ¿Es que no pueden todos juar a los mismos videojuegos?

Deprisa dijo...

Yo creo que todo es una cuestión de educación y de enseñar a diferenciar lo que es real y lo que no.

No creo en la cultura del ocultismo y la sobreprotección, tarde y temprano descubrirán como es el mundo y qué es mejor ¿que se lo cuente alguien de confianza y les oriente o tomen sus propias conclusiones con las consecuencias que esto puede acarrear?

Este juego está basado en estereotipos brutales, que son los que hoy día se llevan y nos venden a cada segundo, porque seamos sinceros ¿has visto algún anuncio de una mujer fea o siempre son exuberantes y despampanantes?

Lo mismo digo de los anuncios en los que salen hombres, ya sea anunciando colonia, calzoncillos o calcetines. Hombres musculados y "triunfadores". Todavía no he tenido constancia de uno en el que salga uno poco agraciado, gordito y con pelos en las piernas.

Es lo que nos están vendiendo, a ver como le quitamos eso de la cabeza a los chavales.

Lo importante es el interior sí: ¿pero alguien se lo cree realmente?

Paula y Manuel dijo...

Buenas, te invito a que visites nuestro blog. Participamos en el concurso de "20 minutos" y necesitamos votos en la sección SOLIDARIOS.

www.elmacarronsolidario.blogspot.com

Gracias por tu tiempo
Paula y Manuel

Francisca dijo...

Hola, te invito a escuchar el podcast de los blogs http://www.podcaster.cl/2009/09/larga-vida-al-blog-1/

Saludos!!!

Hasta los cojones. dijo...

No se lo descargues, no lo hagas. Esto es como el post que escribí el otro día sobre series de televisión dirigidas a los jóvenes, menudos valores les estamos transmitiendo a nuestros jóvenes… Joder, que mayor que ha sonado eso, ja, ja, ja…
¿Te apetecería entrar en mi pequeña comunidad?
Se llama “Gente de puta madre + IVA” pongo la cabecera y enlace de esos blogs que considero interesantes.
Si es así, te agradecería dejases un comentario en mi blog.
También te invito a que te tomes una cervecita en mi rincón (sin, que después hay que conducir, je, je, je…) por lo del concurso, participo en “Actualidad” pero que si no me consideras merecedor de tu voto, no pasa nada. El que tú me enlaces a mí y yo te enlace a ti será lo que nos quedará y el mayor premio que obtendremos.

Muchas gracias.

http://www.loquemetocaloscojones.blogspot.com/

Opus Prima dijo...

Desde luego vivimos en una sociedad que ha hecho un giro sustancial respecto a los valores que han caracterizado a Occidente a lo largo de su historia. Por otro lado se forma a los niños en la escuela en una sexualidad donde se eliminan muchas de sus dimensiones dejando únicamente el placer. Los niños de ahora tienen una visión desenfocada de la realidad, eminentemente consumista, utilitarista y hedonista, lo que genera amplios sentimientos de infelicidad porque todo es visto con superficialidad.

Excelente blog.