domingo, 5 de diciembre de 2010

Gracias por el consejo

El pasado 1 de diciembre se celebró el Día Mundial contra el SIDA, y en el tren en el que viajo diariamente se podían ver carteles así:
Con este eslogan, el omnipresente Gobierno de España (digo omnipresente porque cada vez hay más anuncios con su nombre y logotipo al final), a través de su recientemente creado batiburrillo de nombre "Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad", nos anima a hacer lo que el pensamiento único ha impuesto como símbolo indiscutible no sólo de sexualidad "segura" o de "libertad sexual", sino de "sexualidad" a secas: el uso del preservativo. Y ya está. Y más te vale no llevar la contraria, maldito talibán anti-látex. Curiosamente, dicen desde el Ministerio que la centralidad de la campaña está en que le gente se realice la prueba, pero aquí aparece en segundo plano. Y eso que es lo único verdaderamente "sanitario" del asunto.
Campaña realizada por Madrid Positivo en la Universidad Complutense.
Era para que la gente  se hiciera la prueba, pero el condón gigante
 llamaba mejor la atención, supongo.

Pero, en todo caso, agradezco el consejo. El primero. Sí, amigos míos: me voy a querer. Me voy a querer tanto, tanto, que voy a tratar de respetarme a mí misma en mi totalidad, incluyendo mi cuerpo. Me voy a querer tanto, que no me voy a acostar con cualquier desconocido que a saber dónde la ha metido antes (con perdón). Me voy a querer tanto que voy a intentar entender por qué estoy hecha así, qué sentido tiene mi sexualidad, y cómo puedo vivirla de la mejor manera posible. Me voy a querer tanto, que voy a buscar querer a los otros, y por eso evitaré tratarlos como objetos para satisfacer mis calores íntimos. Y me voy a querer de tal manera, que buscaré conocerme a mí misma, por dentro y por fuera, conociendo también mi fertilidad, de manera que eso me permita vivir de manera más libre mi propia sexualidad, y encaminarla al amor en lugar de al absurdo, en lugar de poner una barrera entre la persona a la que amo y yo, y ya puestos, entre yo y yo misma. Voy a intentar no engañarme con vuestra presentación de una sexualidad fácil, para tratar de vivir una sexualidad plena y verdadera. En fin, amigos del bonito cartel de la flor, voy a tratar de seguir vuestro primer consejo de tal manera que no necesitaré seguir los otros dos. Gracias por recordármelo.

Casi todos los carteles aluden al condón como único salvador.
He aquí una muestra. No pueden faltar las alusiones a la
 situación en África (que, como todos sabemos,
es igualita a la nuestra, ¿verdad?) y , por supuesto,
referencias religiosas, pues no se puede hablar de SIDA
sin culpar a la Iglesia de su contagio y de todas las muertes
que produce.
¡Ojo!, no estoy diciendo con esto que nadie use preservativo ni se haga la prueba. Si aún no se atreven a querer y quererse del todo, usen condón continuamente y eviten mirar más allá. Si se ha querido poquito anteriormente y tiene sus dudas, debe hacerse la prueba. Pero, si tras verse libre de dudas, busca quererse un poco más, puede entonces tratar de salirse del código establecido.Voy a atreverme a dar consejos, igual que nuestros amigos del Gobierno, pero en lugar de utilizar el imperativo para animaros a taparos los ojos con un condón permanente, animo a atreverse a conocer mejor nuestra sexualidad para que esto no sea necesario. Me ha sorprendido conocer recientemente hasta qué punto es posible recomenzar también en esto: el otro día leía en un periódico acerca de personas con SIDA que, gracias a tomarse la medicación adecuada, han podido traer a este mundo hijos libres del virus. La prensa le ha puesto el feo nombre de "hijos del SIDA", aunque son hijos de sus padres, como todo el mundo. Toda una lección de la vida y de su capacidad para dar oportunidades. Para hacerlo posible, ha necesitado gente que realmente ha apostado por ello: por dar vida, y por vivirla, por quererse, por amar.

5 comentarios:

dimas dijo...

Hola Sus, gracias por tu comentario,estoy totalmente de acuerdo, no se si habras visto el clip de las juventudes socialistas sobre el SIDA, patético.Por cierto cuando era un joven adolescente tuve una amiga muy especial, era de Getafe y se llamaba MªJesus, al ver tus datos han vuelto a mi mente frescos recuerdos de una juventud en la que la amistad era mucho mas que sexo.Te seguire visitando.

Jose Luis

Un saludo desde Zaragoza

Angelo dijo...

Lo has explicado estupendamente. A ver si algunos se enteran por quien están manipulados.
Un abrazo

Frederick Williams dijo...

Bonito artículo, de parte de un chico de 27 años nacido en panamá pero ciudadano americano y judio prácticante mis más sinceros respetos, una mujer española con valores es digno de admirar, que EL CREADOR del mundo te bendiga y también a tu familia.

Drywater dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Yo me quiero bastante pero hace tiempo que no tiro de látex, y la prueba del VIH me la he hecho porque me la incluía la analítica de sangre, que si no tampoco...

Si alguien quiere querer mucho a los otros sin condones aprovecho para recordar que la sexualidad no es sólo chichi y chicha. Hay mucho más.

Gran artículo

Un saludo

Angelo dijo...

"Cuando estaba esperando, llegaste Señor. ¡Te necesitaba en mi corazón!"
Feliz y Santa Noche de Navidad. Un abrazo